Buscar

La paradoja de la amortiguación

La amortiguación de las zapatillas nace con la intención de poder aumentar la fuerza de impacto sobre el suelo que ejerce el pie al correr, sin las consecuencias obvias que esto implica, permitiendo a los atletas ir mas rápido. Así que nace con la intención de mejorar el rendimiento de los atletas, no su salud. Por lo tanto la amortiguación de las zapatillas permite pegarle al suelo fuerte sin rompernos el pie, pero algo parece bueno ha tenido unas consecuencias insospechadas y de aquí muchos problemas.


Siempre que el cuerpo recibe un impacto este tiene unas consecuencias. Como mas fuerte es este impacto, menos preparado este el cuerpo y menos instantáneas sean esas consecuencias mucho peor.


Un impacto fuerte, aunque estemos protegidos, repercute sobre el resto del cuerpo. En el caso del corredor: sobre el resto de la pierna y espalda. Por esto es tan importante preparar el cuerpo y que este impacto sea lo más suave posible, este el pie protegido o no. En primer lugar debemos entrenar nuestras piernas y cuerpos de la mejor manera para prepararlos para los impactos de la carrera. En segundo, debemos ser conscientes de cómo impactamos contra el suelo, siendo lo más eficientes posible, colocando y moviendo las piernas y el cuerpo para reducir los torques de impacto, o lo que se conoce como técnica de carrera.





Todo esto nos lleva a la paradoja de la amortiguación. Podríamos pensar que a mayor amortiguación más protegidos estaríamos pero esto no funciona exactamente así. La amortiguación protege nuestro pie y mayoritariamente sus huesos del impacto, pero también retrasa las consecuencias del mismo como el dolor después de un impacto demasiado fuerte. Desgraciadamente, sin un imperativo biológico a cambiar una conducta nuestro cuerpo no tiene ningún estímulo para cambiar su forma de moverse.


Pongamos un ejemplo, si ponemos la mano en el fuego nos quemamos y el cuerpo retira la mano antes de que sea demasiado tarde, pero si llevamos un guante protector no nos quemaríamos y no retiraríamos la mano. El problema lo tendríamos si siempre llevamos este guante, nos costaría saber que quema mucho y que quema poco, y como evaluar cuando debemos quitar la mano por mucha protección que llevemos antes de que sea demasiado tarde.


En el caso de la amortiguación pasa algo parecido, al llevar siempre calzado amortiguado el cuerpo no tiene ninguna necesidad de cambiar su forma de impactar, ya que las consecuencias están en un futuro lejano. Esto hace que sea muy difícil, de forma mas o menos natural modificar nuestra forma de impactar contra el suelo ya que nuestro cuerpo es incapaz de distinguir cuando estamos impactando demasiado fuerte y actuar en consecuencia.


Un segundo hándicap de la amortiguación es el problema de la estabilidad. A mayor amortiguación mayor es la inestabilidad que provocamos. Esto añade algunos problemillas sobre el cuerpo, ya que dificulta su misión de gestionar el impacto.


En resumen que la amortiguación, al contrario de lo que parecía lógico no es necesariamente la mejor idea para proteger tu cuerpo de los impactos derivados de la carrera. Primero mejora tu técnica de carrera y refuerza tu cuerpo antes de llevar zapatillas amortiguadas, si es que alguna vez las necesitas. Aquí estamos para ayudarte

36 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Los efectos del barefoot en niños

Mirad que estudio más chulo que hemos encontrado!!! En este estudio se analiza el efecto que tiene entrenar descalzo "barefoot" en niños en edad escolar, corredores y específicamente en sprint durante

  • https://www.youtube.com/channel/UC4LdHn-tfuGBy6JqoNvHmcA?view_as=subscriber
  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle

Suscríbete y sé el primero en enterarte!!